Tócame

Tócame, con la ternura de tus labios, tócame, con el corazón desnudo y abriré las ventanas del amor de par en par. Tócame con las cuerdas del amor, ponle música a mis pensamientos y alegrías a mi concierto de sueños. Tócame con versos de amor, con el sonido de tu voz, con la prosa de tu arte, con el idilio de tus letras. Tócame con serenatas a la luz de la luna en una noche de estrellas, tócame con la risa del bosque y con los aplausos de los árboles. Toca mi corazón, escribe en el, escribe imágenes que permanezcan en la memoria, que sean eternas, que no se borren con el tiempo, ni los desvaríos del tiempo oculten su brillo, que sean únicas y eternas como Dios.

Poetisa, Eduviges Guerrero Rijo.

E. G

Me perdí en tus brazos. Cómo me encontraste? Nunca te perdí de vista,nunca dejé que tu corazón se marchara, simplemente lo até a mi alma, amarrados a los corceles que posaban para las estrellas, allí, allí dibujé tu nombre que deletreé con cada color del arcoiris.

Me perdí de las noches al escuchar cada palabra de amor que susurraba a a mis oídos. Me perdí al escuchar tu voz en aquel paraíso que hacía ecos desde un horizonte desconocido.

Me perdí al extrañarte en las lágrimas de mi soledad, de mi lejanía, me perdí al amarte con la fuerza de un huracán. Me perdí al sentirme un lirio solitario en el jardín de los sueños. Me perdí ante la esencia de la peonia, la Fresia y la gardenia del paraíso de Salomón.

Me perdí ante la elegancia del nardo, la delicadeza de la lila y la aroma del jazmín. Me perdí al navegar por los acuíferos , donde emerge mi loto, donde pierdo la tristeza y renazco como flor.

Poetisa, Eduviges Guerrero Rijo

Esto es la vida

Disfruta cada instantes que la vida te da, es como pensamiento que viene y se va, es como sol mañanero que se extingue con el crepúsculo de la tarde, es sueño mágico en una noche irreal.

Es vanidad ilusoria, es sublimidad mientras la posee, es efímera por su brevedad en la tierra, es nube pasajera eclipsada por la temporalidad del tiempo, es gratuita, es prestada, es cronometrada por el cielo mientras dura.

Es bendición única, no se repite, no vuelve atrás, ella, es solo una, es amor, es dignidad, es regalada, es fuerza, es vigor, es justicia, te devuelve solo lo que tu da, esto es la vida.

Poetisa, Eduviges Guerrero Rijo.

El libro

Recorrí con suavidad cada línea de tí, al tocar tu textura me embrigué de tus letras, contigo conocí la magia de la vida.Crucé mundos insospechados, viví aventuras increíbles, conocí el romance al navegar por los océanos de la vida.

Mi amor por ti crece a cada instante de mi vida, al pasar la página y contemplarte en cada ocaso, cada crepúsculo, cada aurora,al formar palabras se crean sueños, poemas, canciones, historias, amores que cobran vida.

El libro es la historia del pasado, la vibra del presente, las huellas de los siglos, es la marca indeleble de una consonante que se casó con una vocal y formó una novela que cautivó una mente solitataria y vagabunda. El libro es la música del escritor y la armonía del lector.

Poetisa, Eduviges Guerrero Rijo.

Libertad

Se marchó de mi alma sin decir adiós, en su vuelo nocturno encontró libertad, voló tan alto y tan lejos como el tamo que arrebata el viento. Fue difícil, pero veloz, fue duro pero decidido, fue el momento donde las alas volvieron, donde el corazón latía con fuerza mientras se alejaba del horizonte.

Fue el momento donde el aire de libertad tocaba la puerta, el cielo coqueteaba en su amarillo brillante, aplaudía de euforia la tierra en sus verdes prados, su cabellera blanca y sus pies saltarines brillaban al ritmo de la lluvia, mientras su cuerpo reposaba en las montañas de Quisqueya.

Su risa transparente como el cristal iluminaba sus ilusiones con el azul turquesa del mar de mis recuerdos.Libertad, libertad, es la palabra en los rincones secretos de mi alma, libertad que anuncia triunfo en cada vuelo, en cada pensamiento, en cada sonrisa, en cada silencio.

Poetisa, Eduviges Guerrero Rijo

Viajé

Viajé al infinito para ver el brillo de las estrellas contigo, extasiarme en las alas del viento y viajar entre el espacio y el tiempo.

Viajé entre tus versos, recorrí cada letra del abecedario, me detuve en el columpio del cielo, observé la luna, tomé prestado el tintero del arcoris y dibujé tu alma.

Usé la pluma del romance y la sonrisa del amor que me provoca como un río caudaloso el desborde de un idilio,escribí, dibujé el mundo mágico en mi cuento de princesa.

Viajé en la primavera en sus noches y días, saludé el verano y patiné con el invierno, disfruté el otoño al recordarme que todo lo que va vuelve.

Poetisa, Eduviges Guerrero Rijo.

En la vida…

Quién no ha recogido sus cicatrices en la vida? Quién no ha ensamblado su alma después de la tormenta? Quién no ha llorado mientras aleja el paso solitario y la brisa dispersa las lágrimas de otoño?

En la vida quien no ha llorado? Cuando todo parece perdido, ¿Quién recuerda un amor? Si sólo hubo penas. ¿Quién recuerda el amanecer? Si la noche fue oscura.

En la vida hay sombras y luces, amaneceres y atardeceres, rosas y claveles, versos y pinceles, pinceles que pintan sueños, bosques y montañas.

Poetisa, Eduviges Guerrero Rijo

¿Qué fue?

¿Fue versos? ¿Fue música? O fueron huellas que perduran? fue la locura de un poeta que en su delirio de amor describió el cielo a través de tu belleza, tus ojos que brillan como estrella, tus pies como esfinge caminaban sin desdén entre el cielo y la tierra.

Tus brazos como un manto acariciaban la ternura que me produce amarte, tu corazón al tocar el cielo de mi alma, me eclipsa, paraliza la rotación de mi emoción y mi corazón late con la fuerza de un volcán.

¿Qué viste en el paraíso? una dama? una poetisa? O la musa que te hizo sentir sentir de nuevo la fragancia del amor, los encantos del lirio y el despertar de los sueños?

Poetisa, Eduviges Guerrero Rijo

Instantes

Solo cuento los instantes, aquellos que no se olvidan, aquellos que cautivaron buenos momentos de la vida, esos irrepetibles, esos que te hacen vivir de nuevo.

Es instante la vida que te deja sabor a esencia, ese, que deja que la lluvia llene los estanques, que rebose tu perfume, que la primavera florezca en tu ladera.

Que tus instantes renazcan, que tu risa acaricie el viento, que tus manos aplaudan al compás de la lluvia.

Cada instante que calles es porque tu silencio está cantando una canción de amor, un amor que tiene melodías, voz y alegría.

Poetisa, Eduviges Guerrero Rijo.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar